LA POLICIA MUNICIPAL DE CANCUN BOTIN DE NARCOS…

SENSACION CANCUN
Por favor, siga y nos gusta:
0

Jesús Capella y Jesús Abarca, nos manda un mensaje claro de que las cosas lejos de mejorar van a empeorar…

Ahora que está en la luna La policía Ahora que explotan los coches
Que sueño de noche
Que duermo de día
Ahora que no te escribo
Joaquín Sabina.

Por Alfredo Griz.

Hoy por la mañana bajo un mamotreto firmado por algunos de los Policías Municipales que convocaron al paro de labores, pidieron una disculpa a Jesús Abarca Pérez, le dijeron que están dispuestos a trabajar y que podía entrar a las instalaciones, así como lo lee, estimados 5 lectores, un mamotreto por demás zalamero y con tintes de clemencia, pero hay muchas más cosas atrás de lo que parecía un simple paro de labores, hay dinero, droga, facturas políticas y el crimen organizado.

Ese motín o revuelta policial, vino a dejar entre ver que Carlos Joaquín es quien manda en el Ayuntamiento de Benito Juárez, y es quien le dice a Hermelinda Lezama que hacer o que decir, a quien poner, a quien quitar, todo, bajos sus particulares intereses.

Grupos criminales se disputan la Secretaria de Seguridad Publica de Cancún, Quintana Roo, tal cual y como si fuera una película de mafiosos, los grupos del Cartel Jalisco Nueva Generación, El Cartel de Sinaloa y los Rojos, se disputan el control de la Policía Municipal del destino turístico más importante del país, esto tras evidenciar en el motín de hace dos días al aun titular del despacho, Jesús Pérez Abarca, de quien se tiene la grave sospecha que opera para el grupo procedente del estado de Guerrero llamado “los Rojos”

Todos en Quintana Roo saben que la Policía Municipal ha estado bajo las ordenes de grupos de la delincuencia organizada, en la última administración los Carteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, habían tenido el control total de esta corporación, se habían repartido la ciudad y habían incluso apoyado a los ex alcaldes durante sus campañas, algo que es típico en los grupos de la delincuencia organizada para asegurar el control de las corporaciones y poder operar con cierta comodidad dentro de la ciudad, para muestra podemos mencionar a los elementos que entregaron a cuatro ciudadanos de origen colombiano al Cartel Jalisco Nueva Generación, en esa ocasión fueron detenidos por la Agencia de Investigación Criminal, Ulises Oliva Laredo, de 40 años de edad, originario de Oaxaca; Nabil Josué Percastre Márquez, de 30 años de edad; y Saydi Oyuki Delgado Pérez de 25 años de edad; los últimos dos originarios de Quintana Roo, estos elementos estaban bajo el mando directo de quien hoy impulsa el paro de labores de la Policía Municipal, Julio Ricardo Carballo Barrera, quien a pesar de ser investigado por la Agencia de Investigación Criminal no ha sido detenido, toda vez que el Cartel Jalisco Nueva Generación, ha estado apadrinando y protegiendo a nivel federal a los policías que tiene bajo su mando en Quintana Roo.

La Policía Municipal labora como una especie de empresa que brinda seguridad y orden para los carteles de la droga, quienes han infiltrado a muchos de sus sicarios como elementos a esa corporación, es decir que los carteles, han infiltrado en la Policía a muchos de sus partidarios, para poder tener mejor el control de la plaza, es así como se han repartido los sectores de la ciudad como si se repartieran un tablero de ajedrez, para el Cartel Jalisco Nueva Generación, las Colonias Villas Otoch, Villas del Mar I, II y III, Paseos del Mar, Cuna Maya, Tierra Maya, Corales y Región 100, 204 y 205 entre otras no menos conflictivas e inseguras.

Para el Cartel de Sinaloa, quien aun tiene el control sobre gran parte del Sindicato de Taxistas Andrés Quintana Roo, la cotizada Zona Hotelera, Aeropuerto, el poblado de Alfredo B. Bonfil, famoso desde la época de Mario Villanueva por ser refugio de narcotraficantes, Zona Centro, Puerto Juárez; región 95, 96 y 97 y el control de las mafias de colombianos que lavan dinero a través de los famosos prestamos de gota a gota y la mafia cubano americana establecida sobre la Avenida Uxmal y Yaxhilan, quienes se han dedicado al tráfico de personas, lavado de dinero, robos de vehículos y de embarcaciones, entre otras actividades ilícitas.

Todo esto bajo la venia y el control de la Policía Municipal y sus mandos superiores, es importante aclarar que no todos los policías de esa corporación están inmiscuidos en el narcotráfico, pues a decir de muchos, ellos solo trabajan de manera normal, tratando de no mezclarse o no caer en las tentaciones de sus jefes o superiores cuando les dicen que pueden cobrar con los patrones si les ayudan, a la mayoría de esos elementos que no quieren meterse a trabajar con el crimen organizado, los mandan a la Policía Auxiliar, a hacer labores de vigilancia a pie, a las escuelas, o a lugares que no tengan incidencia delictiva o interés para los barones de la droga, es decir, los ponen donde no les estorben y como dicen los propios elementos policiacos “nos salvan la vida al estar lejos de donde opera el narcotráfico” Sin embargo a los que si cooperan con el crimen organizado les instruyen de manera adecuada para darles protección a los grupos criminales cuando vayan a ejecutar, asaltar comercios, cobrar piso o ejercer alguna otra actividad ilícita, dicen en el argot criminal “hacer muro”

Es importante señalar que entre elementos que trabajan para distintos carteles, no existe rivalidad dentro de la corporación, ahí hay un delgado código de lealtad, siempre y cuando no trastoquen los intereses de otros, por ejemplo podemos señalar que durante el paro de hace unos días, la Policía Turística se deslindo del movimiento, simplemente porque trabajan para el Cartel del Sinaloa al estar dentro de su rango de acción, y no les interesa fortalecer al Cartel Jalisco Nueva Generación al interior de la ciudad, para decirlo de forma concreta entre policías no se delatan a menos que traspasen sus fronteras delineadas por el crimen organizado.

Hay ríos de dinero en juego y muchos intereses, ya que los carteles ayudan de manera regular a los financiamientos de las campañas políticas, pero en esta administración no calcularon bien y no pensaron que Hermelinda Lezama fuera a ganar la alcaldía de Cancún, hecho que produjo un sisma dentro de la corporación policiaca, ya que les cambio el escenario, anteriormente el ex alcalde Remberto Estrada había pactado con los narcotraficantes y dejando a sus anchas que hicieran lo que ellos quisieran, pero ahora Hermelinda Lezama, quien no sabe nada de política y mucho menos esta empapada de temas de seguridad y crimen organizado, dejo que su padrino político Carlos Joaquín decidiera quien llevara las riendas de la seguridad publica en la ciudad, y señalo padrino político, porque Hermelinda Lezama fue la candidata del actual Gobernador, fue la infiltrada de Carlos Joaquín en el partido MORENA.

Así fue como “MARA LEZAMA” llega a ganar esto aunado obviamente al efecto Andrés Manuel López Obrador, pero aquí lo interesante es que la carta jugada por el Gobernador dio resultado y le abrió la posibilidad de deslindarse un poco de sus antiguos aliados criminales Cartel Jalisco Nueva Generación y Cartel de Sinaloa, con quienes prácticamente, pacto y se repartió la plaza, es decir negocio con ambos carteles y por eso se comenzó a desatar la ola de violencia en la entidad pero sobre todo en Cancún, tras la ruptura del pacto con Leticia Rodríguez Lara “Doña Lety” Carlos Joaquín le abrió la puerta al CJNG para poder quitarle el control al Cartel de Sinaloa, pues fiel a su actuar quería acabar con todo lo que oliera a su antecesor Roberto Borge, pero ante la llegada de Hermelinda Lezama, el Gobernador vio la posibilidad de pagarle la factura política a Graco Ramírez, ex Gobernador de Morelos que le ayudo con financiamiento en su campaña por el estado de Quintana Roo, ya que Graco Ramírez le había reprochado en diversas ocasiones que no había cumplido los acuerdos y que solo había estado apoyando a la gente de Rafael Moreno Valle, que fue otro de los arietes económicos y políticos de la campaña de Carlos Joaquín por la Gubernatura de Quintana Roo.

Ante la posibilidad de pagar la deuda política, Carlos Joaquín González, le abre la posibilidad Graco Ramírez de traer a Jesús Alberto Capella Ibarra, como titular de la seguridad del estado y este a su vez, propone al ahora polémico Jesús Pérez Abarca, a quien ya se le hizo costumbre que lo saquen a empujones de sus oficinas, pues en el 2015 le paso lo mismo en la ciudad de Cuernavaca en el estado de Morelos.

Con la llegada de estos dos mandos policiacos, evidentemente se empezó a filtrar el arribo del grupo criminal denominado “los Rojos” quienes ya empezaron a operar en la ciudad de Cancún, y son a quienes se les adjudica el nuevo cobro de piso ahora a pequeños comerciantes, por eso las ejecuciones a taqueros y dueños de pequeños depósitos de cerveza entre otros.

Las actividades de este grupo criminal son diversas, pero su fuerte en Quintana Roo no son el trasiego y la venta de droga, se especializan en delitos como extorción y secuestros, para lo cual llegaron a Quintana Roo y en especifico a Cancún, debido a la bonanza económica del municipio, representa un buen botín y una caja chica para financiar las actividades de crecimiento del grupo en otros estados; En Cancún, la sospecha de que Jesús Pérez Abarca trabaja para los “Rojos” se hace casi verdad y realidad, pues coincidentemente a su llegada estos crímenes se desataron y la violencia no ceso, muy al contrario se incremento según cifras del observatorio ciudadano y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, pero las declaraciones de varios policías durante los últimos días, han sido lapidante y preocupantes, pues señalan que los está obligando a sacar datos georeferenciales de empresarios de la ciudad, sin indicarles el motivo, específicamente les pidió una lista de los empresarios de cada sector, con quien viven, a qué horas salen, si tienen escoltas, en que vehículos se mueven, es decir una bitácora de cada empresario que hay en Cancún.

Es así como el paro de policías que aclaro no son todos, está impulsado por el Cartel Jalisco Nueva Generación, ya que tienen miedo de ser desplazado por “los Rojos” lo lamentable y triste es que la llegada de mandos policiacos no sirve para traer la paz y la seguridad a la ciudad, sirve para pelearse la plaza entre criminales, y lo peor es que utilizan a la tropa como carne de cañón, la manipulan y la exponen a quedarse hasta sin trabajo, la misma tropa se hace preguntas al aire ¿ porque Julio Ricardo Carballo y los otros mandos, no hicieron un paro para el pago del FORTASEG? ¿Por qué no pelean así el seguro de vida, porque ahorita y no en la otra administración? La tropa se está dando cuenta del maquiavélico juego del que están siendo presa, por parte de un grupo de corruptos policías y se está deslindando, pero con el riesgo de quedar bajo el mando de otro policía también corrupto, por lo que como dicen ellos “estamos atrapados entre criminales”

El arribo de este grupo criminal vino a complicar aún más el tema de seguridad en la ciudad, ya son muchos grupos criminales que convergen e interactúan en Cancún, por ende los enfrentamientos y las ejecuciones han crecido, así como la venta, trasiego de droga, al igual que los delitos de alto impacto, el Gobernador ha dejado claro a la entidad y a la ciudad que no le interesa el tema de la seguridad, no hace nada al respecto y no lo hará, porque es ir en contra de sus amigos, socios y cómplices criminales, ahora que ya no está el corrupto ex fiscal Miguel Ángel Pech, a quien usaba de pretexto, toda la responsabilidad ha recaído en el mismísimo Carlos Joaquín González, quien propicio la llegada de Jesús Capella y Jesús Abarca, y nos manda un mensaje claro de que las cosas lejos de mejorar van a empeorar.

Por Alfredo Griz.

Por favor, siga y nos gusta:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://sensacioncancun.com
YouTube
YouTube
Instagram