Una historia de éxito…

SENSACION CANCUN 26 julio, 2016 0

Lo que es un hecho es que México va muy bien en la industria automotriz. Tan es así que Argentina y Brasil ya no pueden competir con nosotros…

Embebidos en el tema electoral, la prensa soslaya temas que son importantes, sobre todo los que reflejan buenas noticias. Una de ellas son los múltiples récords que sigue estableciendo la industria automotriz nacional. Es, sin lugar a dudas, una historia de éxito.

México no tiene ninguna marca automotriz propia. No obstante, el país se ha convertido en un destino para producir vehículos de compañías internacionales. Gracias a esto, México es, hoy en día, el décimo lugar en producción automotriz del mundo y con una tendencia clara al alza.

De acuerdo con el último reporte de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), “la producción total de vehículos en junio de 2012 alcanzó un volumen de 268 mil 388 unidades que, comparadas con las 235 mil 667 del mismo mes en 2011, muestra un incremento de 13.9%”. Se trata del “nivel más alto registrado para un mes de junio en México; del mismo modo, el volumen de producción acumulado en 2012 establece un nuevo récord en la producción total de la industria para un primer semestre”.

La gran mayoría de la producción se destina a la exportación que “en junio de 2012 registró un volumen de 229 mil 089 vehículos ligeros comercializados en el exterior, que comparados con los 188 mil 223 de junio de 2011 representan un incremento de 21.7 por ciento. El volumen exportado en junio de 2012 representa el más alto nivel registrado para un mes de junio”. El reporte de la AMIA da cuenta de otro récord más: “El volumen acumulado en 2012 es 15.1% mayor al obtenido en 2011 con un millón 174 mil 619 vehículos exportados y representa el más alto nivel exportado en los primeros seis meses del año para nuestro país”.

La mayor parte de las exportaciones de vehículos producidos en México van a los Estados Unidos: 63 por ciento. Pero el reporte de la AMIA demuestra una lenta diversificación, ya que han crecido las exportaciones a otras regiones del mundo: “a África creció 145%; a Latinoamérica, 41%; Asia, 33%; a EU, 11%; a Europa, 6% y a Canadá 1%”. Confieso que recién me entero que México exporta más de diez mil coches y camiones a África de las marcas Chrysler y Nissan.

Ahora bien, el reporte de la AMIA, que es muy optimista en la producción y exportación de vehículos, no lo es en el consumo interno de los mismos: “El acumulado al mes de junio llegó a 462 mil 239 unidades comercializadas y presenta un incremento de 11.9% respecto al mismo periodo de 2011. Sin embargo, las ventas internas de este año son 11.2% inferiores a las registradas en el primer semestre de 2007”. En otras palabras, todavía no llegamos a los niveles de ventas que se tenían antes de la crisis recesiva de 2008-2009.

Lo que es un hecho es que México va muy bien en la industria automotriz. Insisto: es un caso de éxito. Tan es así que las otras dos grandes economías de América Latina, Argentina y Brasil, ya no están pudiendo competir con nosotros.

Entre enero y mayo de 2012, México exportó 25 mil unidades a Argentina e importó cinco mil. El saldo es favorable para nuestro país en cinco a uno. La relación también es favorable a México frente a Brasil, pero de 3.3 a uno. En el mismo periodo, nosotros exportamos 82 mil vehículos a ese país e importamos 24 mil. Esto explica por qué los gobiernos argentino y brasileño han impuesto medidas proteccionistas en contra de México.

Brasil primero renegoció un acuerdo que se tenía y limitó las exportaciones mexicanas: “Entre marzo de 2012 y marzo de 2013, el monto total de exportaciones de parte de las armadoras mexicanas será de mil 450 millones de dólares; en el segundo, mil 560 millones y en el tercero, mil 640 millones de dólares. A partir del 20 de marzo de 2015, el comercio en el sector automotor entre ambas partes será libre”. Ante esta renegociación con Brasil, Argentina, de manera unilateral, de golpe y porrazo, decidió suspender un acuerdo que daba preferencias arancelarias a los vehículos que venían de México. De esta forma, los otros dos gigantes económicos de América Latina han tenido que recurrir al proteccionismo comercial porque no pueden competir. De ese tamaño es el éxito mexicano que de ninguna manera podemos menospreciar.

Twitter: @leozuckermann

Leo Zuckermann.

Leave A Response »

Protected by WP Anti Spam