Desarrollo de programas para abatir los rezagos populares y el desempleo…

SENSACION CANCUN

López Obrador, una tarea formidable en que requerirá el apoyo de todos sus conciudadanos…

López Obrador y el camino de la esperanza…

El triunfo arrollador de Andrés Manuel López Obrador en los pasados comicios electorales concita a un análisis somero sobre algunas de sus políticas que podrían impactar importantes órdenes de la vida nacional.

En los pasados comicios electorales, fue determinante la presencia pública de una sola persona cuyo arrastre motivó una reacción en cadena en donde en gran parte de la geografía nacional fueron cayendo plaza tras plaza bajo el influjo tropical del político tabasqueño.

En esta inédita jornada, así mismo se alzaron con el triunfo, bajo las banderas de la Coalición Juntos Haremos Historia, auténticos luchadores sociales o portavoces de un cambio genuino, pero también se encaramaron en el carruaje de la victoria gente impresentable que de no mediar la personalidad y el carisma del llamado Peje, otro hubiera sido su destino.

Pero quiérase o no, fue una jornada histórica tanto por la copiosa votación registrada como el margen que separa al puntero de sus principales adversarios políticos y la actitud profesional de las autoridades electorales lo que constituye un hito sin parangón alguno.

El propio gobierno de la República así lo reconoció en tiempo y forma lo que abonó a la tersura democrática del proceso.

La reacción internacional fue favorable y el propio Mr. Trump aseguraba haber predicho el triunfo del tabasqueño en la segunda ocasión que contendió infructuosamente en la búsqueda de la silla presidencial.

El comentario del presidente norteamericano equivale a suponer que lo tenía ubicado con antelación, con suficiente simpatía, como un gallo con los suficientes espolones para convertirse en Presidente de México.

¿Pero cuáles podrían ser los puntos de coincidencia entre dos figuras ideológicamente tan distantes que tendrán que convivir en el mapa político internacional por algunos años?

Anoto que ambos tienen una visión parecida en lo que concierne a la identificación del neoliberalismo como un caballo con la pata quebrada al que hay que suplir para ganar las próximas carreras.

Ambos se enfrentaron al establishment, en sus respectivos países, por lo que resultan políticos poco ortodoxos.

Desde luego que las diferencias en otros tópicos son abismales pero basta que haya un punto importante de coincidencia para allanar el camino para la construcción de una buena relación con el coloso norteamericano sin merma de la dignidad nacional.

Por otra parte, me remitiré a un apéndice que me parece muy importante.

El hecho que López Obrador incluya en su agenda con carácter prioritario el desarrollo de programas para abatir los rezagos populares y el desempleo mediante medidas de ahorro y combate a la corrupción además de quitas a los sueldos de la primera línea del gobierno, duplicidades presupuestales o programas inservibles lo cual procuraría una buena cantidad monetaria a las arcas nacionales, es una medida radical pero necesaria.

De prosperar esta iniciativa que contempla cincuenta renglones podrían crearse las bases para la creación de millares de empleos lo que incidiría con el paso del tiempo en la reducción sustancial de la delincuencia; los hogares paupérrimos, productos de la enorme desigualdad social, desafortunadamente , son en buena proporción semilleros de futuros delincuentes al cerrarles el paso la sociedad para encontrar un empleo remunerador por lo que optan por buscar en el bajo mundo lo que no obtuvieron buenamente por la falta de oportunidades.

Por otra parte, la migración hacia el norte podría reducirse sustancialmente al ofrecer el gobierno en territorio nacional empleos e incentivos para que un gran número de connacionales permanezcan en suelo patrio evitando maltratos y humillaciones o ser cazados como animales salvajes por la tristemente célebre policía fronteriza.

Ante este hipotético escenario de corto o largo plazo, el gobierno norteamericano tendría que modificar su agenda en cuanto a los inmigrantes por las siguientes razones: el poner en marcha el gobierno mexicano un plan macro de esta naturaleza obligaría a nuestros vecinos a trazar otras rutas respecto a la inmigración que tiene carácter multinacional al advertir la férrea voluntad mexicana para la construcción de políticas institucionales que, al abatir la pobreza y el desempleo, también traigan como consecuencia colateral la merma sustancial de la migración masiva hacia la frontera norte lo pondría en entredicho políticas absurdas, divorciadas de la realidad y del mínimo sentido humano y la concepción de esperpentos inútiles que en lugar de frenar a los inmigrantes constituiría un incentivo para fertilizar el ingenio y otras formas más refinadas para infiltrarse lo cual agravaría el problema.

Todo lo anterior seria como un pan dulce para el Partido Demócrata, sobre todo. Reitero: la solución más tangibles es combatir el problema desde adentro con la creación masiva de empleos derivadas, así mismo, de un empuje sin parangón al mercado interno y la atención al campo y a las organizaciones sociales.

Es una medida al parecer sencilla pero cuya implementación requiere una tenaz voluntad política y una base social firme que jale parejo con el próximo mandatario.

Todo esto me hace recordar a mi difunto amigo Roberto Coral García quien me aseguraba “que la política se reduce a lo más sencillo con fórmulas realistas bien aplicadas en su tiempo y circunstancia siempre y cuando se cuente con una base social solidaria que no espere resultados mágicos.”

El general Lázaro Cárdenas del Rio, primero creo una base social coligada y nacionalista y después impulso sus políticas progresistas en el marco de una gran alianza nacional que adquiere su más alto impulso con la nacionalización de la industria petrolera en que el pueblo participó solidario con su presidente.

Lo mismo sucedió con la nacionalización de la industria eléctrica por parte del presidente Adolfo López mateos: el zócalo rebosaba y en cada mexicano había una actitud de júbilo y solidaridad con el primer mandatario que no mermó ni en los últimos momentos de su mandato constitucional.

El próximo presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos fue ungido por voluntad democrática en una jornada multitudinaria en que prevaleció la civilidad y el aseo electoral ante hechos aislados de violencia y gansterismo electoral.

Terminaron las campañas por lo que también deben de finalizar los dimes y diretes que ofuscan y dividen a la población cuando el objetivo es la unidad nacional que no es un propósito quimérico.

López Obrador debe contar con nuestro apoyo moral e institucional sin regateos mezquinos ya que el panorama que se visualiza requiere de la participación de todos.

No hay en mi ningún coqueteo convenenciero, no he dado la espalda a mi partido pero la política la dicta la realidad.

Tendrá, López Obrador, una tarea formidable en que requerirá el apoyo de todos sus conciudadanos sin distingos de signos partidistas, religión o representación en el mapa social para conservar lo que resulte útil para el interés nacional y desechar por la vía constitucional, de ser necesario, los pesados lastres que erosionan significativamente los cimientos del país además de construir nuevas avenidas para que transite una nueva forma de gobernar cercana al pueblo y lejana de los desvíos y la corrupción.

La tabla de la unidad y el desarrollo de López Obrador integrada por doce iniciativas de gran calado de no tener desviaciones de orden burocrático ni quitas de último minuto, podrían robustecer las columnas del desgastado edificio nacional y procurar que el viento de fronda comience a soplar en la dirección correcta refrescando la política y la economía nacional.

En lo que concierne a Chetumal, la instalación de la Secretaria de Turismo en nuestro territorio independientemente que es un potente reflector para la capital del Estado, contribuiría a levantar los ánimos de una alicaída población quien encuentra en esta iniciativa una buena señal para detonar la Zona Sur probablemente a través del ecoarqueoturismo que es una forma apacible de disfrutar la naturaleza y el portentoso legado maya y aunque hay algunos adelantos mayormente realizados por iniciativa privada, hace tiempo que se espera el pistoletazo de un arranque serio para procurar el pleno disfrute de las bellezas del Sur.

En estos tiempos aciagos se requiere de una gran alianza popular con un alto sentido nacionalista con mexicanos comprometidos que sientan a México brotar por cada poro de su piel.

Serenar a nuestro país para que en unidad de esfuerzos labremos los caminos de la patria sembrando semilla limpia y generosa.

México es nuestra segunda piel o quizás la primera y está en nosotros hacer brotar el manantial de la esperanza o enterrarnos en un páramo cenagoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *