EL INTERNET SERÁ COMO UNA TV DE PAGO EN EEUU…

SENSACION CANCUN

La Comisión Federal de las Comunicaciones  ha aprobado una red de dos velocidades que cambiará la manera de navegar y disfrutar de contenidos online en su territorio…

WASHINGTON.- A partir de ahora, los distribuidores de internet de Estados Unidos -es decir, las grandes telefónicas y las empresas de cable- podrán tratar de forma diferenciada a los productores de contenidos online. Es como si las telefónicas dieran un servicio mejor a unos clientes que a otros, o si las eléctricas proveyeran energía a diferentes horas y tarifas en función de los electrodomésticos que cada cliente tiene en casa.

El cambio de la regulación no va a ser aplicado inmediatamente, pero sus consecuencias a nivel tecnológico, empresarial, económico, y social pueden ser inmensas en el largo plazo.

La decisión ha sido adoptada por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, según sus siglas en inglés) por tres votos a favor – los de los miembros republicanos del organismo – y dos en contra – los de los demócratas – y termina, así, con la regulación del sector puesta en práctica por el Gobierno de Barack Obama en 2015.

La decisión de acabar con la neutralidad en la Red (también llamada “internet abierta”) da un tremendo poder a los proveedores de contenidos online. Por poner un ejemplo, Comcast, que es la mayor empresa de cable de EEUU, puede hacer, a partir de ahora, que el vídeo en streaming de Netflix sea más lento, para perjudicar a esa empresa y favorecer el visionado de sus propios productos audiovisuales a través de su portal Xfinity. Al ser propietaria de la cadena de televisión NBC y del estudio de Hollywood Universal, Comcast tiene un incentivo, al menos en teoría, para llevar a cabo esa decisión.

Otras empresas que podrían adoptar esa política son la mayor telefónica de EEUU, Verizon – que es propietaria, a través de su división Oath, de Yahoo, AOL, y el Huffington Post -, y su principal rival, AT&T, que tiene una participación en el estudio de cine Lionsgate y está adquiriendo por 108.700 millones de dólares (92.000 millones de euros) Time Warner, aunque los reguladores estadounidenses se oponen.

Pero no se trata solo de proteger el negocio propio. Los distribuidores podrán también cobrar precios diferentes a las empresas de contenidos en la Red, de modo que los usuarios que quieran acceder a algunas webs deban pagar más. Es, en el fondo, la creación de un sistema similar al de la televisión de pago: en función de lo que se pague, se puede tener un paquete con más o menos canales.

Pero, dadas las posibilidades de internet, la fragmentación será mayor, ya que las restricciones podrán ser aplicadas no solo a las webs, sino al tiempo que se pasa navegando en la red, y al tiempo que se pasa en cada web.

Paradójicamente, el sistema de televisión de pago en EEUU está viniéndose abajo por la presión de internet, que hace que los consumidores de ese país estén “cortando el cable”, como se dice coloquialmente, para ver directamente sus series favoritas o a los equipos de que son fans en internet.

Por esa razón, prácticamente todos los productores de contenidos de internet se oponen a la medida. Eso incluye Alphabet – la matriz de Google -, Netflix, Amazon, Facebook, o Twitter, entre otras. Según estos críticos, la decisión es un golpe a la innovación en intenet y un intento de proteger a las viejas productoras de contenido – sobre todo en cine y televisión – y a las telefónicas, que han visto sus ingresos estancarse desde la transición del fijo al móvil, primero, y del móvil al smartphone, después. Es, así pues, una apuesta por ‘la vieja economía’. (Fuente: El Mundo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *