20 abril, 2021

SENSACION NOTICIAS QUINTANA ROO.

LAS NOTICIAS MAS RELEVANTES, DE QUINTANA ROO, GLOBAL NACIONAL E INTERNACIONAL, OPINION, CLIMA, DEPORTES Y MAS

Entre desconfianza y enojo

Entre desconfianza y enojo

Hay casos en los que los candidatos que ya ocuparon en el pasado las mismas curules, hoy prometen lo mismo que prometieron hace varios años y que no cumplieron cuando estuvieron en esos mismos cargos públicos. Así de lamentable.

Son varias las pifias políticas que han cometido los líderes partidistas que contienden en el proceso electoral que culminará el próximo 6 de junio, incluidos los que hoy gobiernan tanto a nivel federal como local, que no resulta improbable que la participación ciudadana se vea reducida a niveles por debajo del 50%, lo que implicaría un abstencionismo superior a más de la mitad del actual padrón electoral a nivel nacional, como ha ocurrido en las últimas elecciones intermedias.

Son varios los factores, a decir de los expertos en temas político-electorales, que influirían para tal condición: un clima social y político altamente polarizado, una pandemia que no termina por ceder, una crisis económica como no se veía desde 1932 y rasgos muy parecidos a las viejas propuestas que han hecho los candidatos en los últimos 20 años, por decir lo menos.

Asimismo, candidaturas que provocan más desencanto que confianza en el electorado nacional, como las de viejos políticos de la “talla” de Félix Salgado Macedonio o de artistas o actores del “nivel” de Alfredo Adame, recientemente involucrado en la filtración de un audio en el que se le escucha decir que “de esos 40 millones, nos chingamos 25. Son los negocios…”, en lo que algunos suponen que serían los recursos para su campaña a diputado federal por la Ciudad de México y en lo que, él argumenta, se trata de “cubrebocas”. ¡Así de patético el nivel de la contienda!

Dentro de los próximos dos meses estarán en juego varias “batallas”, en las que, sin duda, se definirán muchos de los pendientes que hoy tiene el país: desde el control de la Cámara de Diputados, pasando por 15 gobiernos estatales, hasta los congresos locales y presidencias municipales en varias entidades. Asimismo, los comicios, de una manera u otra, representarán una especie de “plebiscito” para el movimiento denominado como la “Cuarta Transformación”, que encabeza el Presidente de la República.

Los analistas han insistido en que se trata de campañas “raras” y extrañas por el entorno que rodea al país en los últimos meses y que se ha agravado con la emergencia sanitaria que vivimos en la actualidad. Pero, sin duda, la mayor batalla estará en la elección para renovar a los 500 legisladores federales que integrarán, a partir de septiembre próximo, la nueva Cámara baja (300 diputados de mayoría y 200 plurinominales), en donde hay temas pendientes a debatir por parte de los llamados “representantes populares”. En total, 20 mil 792 cargos públicos son los que estarán “en juego”, lo que a los mexicanos nos cuesta varios miles de millones de pesos de las “arcas públicas”.

Lo que más resalta es una evidente falta de renovación de los llamados “cuadros políticos” de los partidos con registro. Prueba de ello es la gran cantidad de legisladores que buscan la reelección, tal como ya lo permite la ley, por un periodo adicional. Cifras actualizadas al pasado mes de marzo indican que 89.6% de los actuales integrantes de la Cámara de Diputados federal buscan repetir para la próxima legislatura. De los 500, 448 buscan repetir, entre ellos, los coordinadores de Morena, PRI, PAN, PT, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social y Partido Verde.

Del “fortalecimiento” de las cúpulas partidistas va de la mano la falta de una nueva generación de políticos que esté a la altura de los nuevos retos que tiene enfrente México tras los efectos de la devastadora pandemia, que ya se ha extendido en el mundo por más de un año. Salvo excepciones, son los mismos rostros, las mismas “figuras políticas” y, por si fuera poco, las mismas propuestas de antaño. Hay casos en los que los candidatos que ya ocuparon en el pasado las mismas curules, hoy prometen lo mismo que prometieron hace varios años y que no cumplieron cuando estuvieron en esos mismos cargos públicos. Así de lamentable.

No hay que olvidar que lo político y lo electoral siempre van de la mano de la situación económica. De tal manera que lo que hoy vivimos en lo social, derivado de la mayor contracción de la economía del último año, jugará un papel fundamental en lo que suceda dentro de dos meses. A la luz de los últimos acontecimientos de nuestra vida política, se respira un “aire” de desencanto frente al sistema democrático que hoy prevalece en el país. En cierta forma, los ataques al “árbitro” lo han debilitado.